Charlie Carver se declara gay

La estrella de “Teen Wolf”, Charlie Carver compartió importantes noticias a través de su cuenta de Instagram en una serie de publicaciones anunciando que es gay.

“Se quien necesitaste ser cuando eras joven” Comienza su revelación.

“Fue alrededor de esa edad (de chico) que supe también, de forma muy abstracta, que era diferente de los otros chicos de mi escuela” Escribió Carter en la primera publicación de la serie.

“Se quien necesitaste ser cuando eras joven”
“Con el tiempo, ese “conocimiento abstracto” creció y se articuló en si mismo a través de una dolorosa gestación marcada por sentimientos de desesperación y alienación, terminando en el climax de decir tres palabras en voz alta: Yo soy gay” añadió

Carver ha interpretado un puñado de personajes gay en televisión, incluyendo una presentación junto a su hermano gemelo heterosexual Max, en la exitosa serie de MTV donde interpretó un personaje abiertamente gay en el programa y estaba enamorado de su compañero de BHHS, Danny.

Charlie espera que su confesión de un buen ejemplo a otros jovenes que temen que su sexualidad los frene algún dia.

“Honestamente, es probablemente un gran paso en la dirección correcta”, escribió. “Ahora creo que al omitir esta parte de mi, soy complice en perpetuar el sufrimiento, miedo y verguenza que se lanza sobre muchos en el mundo. Así que ahora, que quede registrado: Me identifico como gay. Como un joven, necesitaba un joven en Hollywood que dijera eso.

 

Parte 1: “Se quien necesitaste ser cuando eras joven”. Hace como un año, vi esta foto mientras navegaba casualmente por mi Instagram una mañana. No soy de usar frases inspiracionales, particularmente aquellas atribuidas a Anonimos. Algo en mi desaprueba la concisión de proverbios, eligiendo juzgarlos como trillados en lugar de posiblemente sabios, resonantes o útiles. Y en el caso de la buena clase de Anonimos, sentía que había algo que decir por el contexto faltante. ¿Quién escribió las malditas palabras? ¿Por qué? Y ¿A quién en particular? Sin embargo, tomé una captura de pantalla de la foto y la guardé. Me sorprendió por alguna razón que me gustara lo suficiente para que se uniera a las filas de mi album de “favoritos” en mi telefono. La vería allí casi diariamente, una versión pequeña junto a mis otros “favoritoss”; la vería cada vez que me registraba en el gimnasio, buscaba una foto de mis tarjetas del seguro, mi licencia de conducir…Documentos Importantes. Y en el transcurso de cerca de un año, se hizo evidente por qué la foto inspiracional me había llamado la atención.
Desde pequeño, supe que quería ser actor. Sabía que quería ser muchas cosas. Creí que quería ser pintor, jugador de futbol, un estegosaurio… pero el asunto de la actuación se mantuvo. Fue alrededor de esa edad que supe también, de forma muy abstracta, que era diferente de los otros chicos de mi escuela. Con el tiempo, ese “conocimiento abstracto” creció y se articuló en si mismo a través de una dolorosa gestación marcada por sentimientos de desesperación y alienación, terminando en el climax de decir tres palabras en voz alta: Yo soy gay. Me las dije a mi mismo primero, para ver como se sentían. Sonaron verdad, y me odié a mi mismo por ellas. Tenía doce. Me tomaría unos años antes de que las pudiese repetir a alguien más, mientras tanto girando las palabras en mi boca una y otra vez en mi boca hasta que me sintiese comodo y lo suficientemente seguro para dejar las palabras salir de nuevo, esta vez a mi familia…

Una foto publicada por Charlie Carver (@charliecarver) el

Parte 1: “Se quien necesitaste ser cuando eras joven”. Hace como un año, vi esta foto mientras navegaba casualmente por mi Instagram una mañana. No soy de usar frases inspiracionales, particularmente aquellas atribuidas a Anonimos. Algo en mi desaprueba la concisión de proverbios, eligiendo juzgarlos como trillados en lugar de posiblemente sabios, resonantes o útiles. Y en el caso de la buena clase de Anonimos, sentía que había algo que decir por el contexto faltante. ¿Quién escribió las malditas palabras? ¿Por qué? Y ¿A quién en particular? Sin embargo, tomé una captura de pantalla de la foto y la guardé. Me sorprendió por alguna razón que me gustara lo suficiente para que se uniera a las filas de mi album de “favoritos” en mi telefono. La vería allí casi diariamente, una versión pequeña junto a mis otros “favoritoss”; la vería cada vez que me registraba en el gimnasio, buscaba una foto de mis tarjetas del seguro, mi licencia de conducir…Documentos Importantes. Y en el transcurso de cerca de un año, se hizo evidente por qué la foto inspiracional me había llamado la atención.
Desde pequeño, supe que quería ser actor. Sabía que quería ser muchas cosas. Creí que quería ser pintor, jugador de futbol, un estegosaurio… pero el asunto de la actuación se mantuvo. Fue alrededor de esa edad que supe también, de forma muy abstracta, que era diferente de los otros chicos de mi escuela. Con el tiempo, ese “conocimiento abstracto” creció y se articuló en si mismo a través de una dolorosa gestación marcada por sentimientos de desesperación y alienación, terminando en el climax de decir tres palabras en voz alta: Yo soy gay. Me las dije a mi mismo primero, para ver como se sentían. Sonaron verdad, y me odié a mi mismo por ellas. Tenía doce. Me tomaría unos años antes de que las pudiese repetir a alguien más, mientras tanto girando las palabras en mi boca una y otra vez en mi boca hasta que me sintiese comodo y lo suficientemente seguro para dejar las palabras salir de nuevo, esta vez a mi familia…

Más de Charlie Carver

You may also like...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: