Eric White

El poder de la autenticidad y ser tu mejor yo.

Descubrí que era gay alrededor de la edad de cinco años. Si estaba viendo una película, siempre me estaba obsesionando con el protagonista masculino y no con la protagonista femenina. Cuando estaba en la escuela secundaria me di cuenta de que, en realidad, me interesan mucho los muchachos y quería conectarme con ellos, pero esa no era una opción en absoluto.

Eric White

Crecí en Telluride, Colorado, el tipo de ciudad donde si algo sucede en tu familia, o te relacionas con alguien, todo el mundo lo sabe antes que tú. Es una ciudad muy liberal que piensa y acepta, pero estaba demasiado asustado como para salir del armario porque casi no había gays, y ciertamente nadie que yo conociera. También acababa de convertirme en profesional en el esquí, y estaba viajando, por lo que había chicas en los eventos, y te presionaban, y era difícil circunnavegar eso.

Mi primer orgullo (gay) fue en Nueva York en 2016, el verano después de que salí del armario. Mi novio y algunos amigos y yo tomamos un brunch y vimos el desfile desde el West Village. Fue increíble para mí ver cuán grande era la magnitud del desfile y ver tanta diversidad y amor. Parecía que el mundo entero había aparecido para apoyar a la comunidad LGBTQ. Eso fue increíble.

Eric White

Creo que si hay un ícono que me inspira, probablemente sea Ru Paul. Drag Race me ha abierto los ojos a tantas partes de la comunidad LGBTQ las cuales podría no haber tenido una comprensión, aprecio o amor. Al crecer, mi mejor modelo a seguir fue un esquiador llamado TJ Schiller. Creo que en realidad solo estaba enamorado de él, pero estaba demasiado asustado para admitirlo, pero de cualquier manera me encanta la forma en que esquía y su competencia influye en la forma en que pensé sobre mi propio esquí y me transformé en el atleta que soy.

Eric White

Mi propio consejo para los atletas es divertirse. Solo vale la pena practicar deportes, o cualquier cosa, si lo disfrutas. Les diría que trabajen duro, que perseveren frente a las dificultades, que profundicen y sigan adelante para ser el mejor atleta que puedan ser. Mi consejo no es diferente para un atleta heterosexual versus un homosexual, pero para cualquier persona LGBTQ me gustaría que vivieran y compitieran honesta y auténticamente, ya que su verdadero yo solo mejorará su experiencia y desempeño.

Aunque ganar la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sochi en 2014 fue uno de los mayores logros en mi carrera, y me abrió muchas puertas, no fue hasta 2016 -mi primera temporada después de salir del armario públicamente- que gané una medalla en cada disciplina freeski en los X Games: slopestyle, big air y superpipe. Realmente creo que estaba actuando tan bien como lo lo hice por el peso que finalmente quité de mis hombros. Esa ligereza, esa fuerza, es lo que el orgullo (gay) significa para mí.

Fuente: Out

¡Compártelo en tus redes sociales!

Deja un comentario