Sippur Gadol

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Guille1 dice:

    Sencilla y divertida historia de la aceptación de la propia realidad corporal, que rompe ciertos tabúes con respecto al físico, en este caso la obesidad. Haciendo uso de lo que parece un defecto para alcanzar realizarse en la vida cotidiana (en la cual sabemos que la gente es gente y no modelos de revistas). Lo que me recuerda el dicho “No te aman porque eres bell@, eres bell@ porque te aman”.
    🙂

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: