Como hacerte saber que no hay nada de malo en ti. Como podría darte un abrazo cuando quizás ahora te sientes solo, rechazado o triste. Como podría hacerte saber que todo saldrá bien y que tu vida no será ni mejor ni peor de los que ahora te dicen que son normales.

Solo tengo este blog y la esperanza de que alguna vez leas esto. Tu vida no será triste por la decisión de las personas que ahora te juzgan en nombre de Dios. Tu vida será tan maravillosa como lo que tu decidas hacer de ella. Tus decisiones son las que te volverán una persona feliz. Pero el primer paso que debes dar es reconocerte y aceptarte para que en definitiva puedas quererte. El segundo paso es vivir con felicidad, con esperanza, con valores, con amistad y sobre todo con amor.

No hay científico en el mundo, no hay biólogo en el mundo, no hay médico en el mundo, no hay sacerdote en el mundo, ni político, ni una simple persona que pueda demostrar que los homosexuales somos una abominación de la naturaleza. Solo hay personas a las que las enseñaron a odiarnos desde hace tanto, pero tanto tiempo, que ni siquiera pueden recordar las razones de por qué nos odian. ¿Sabes por que nos odian? Porque hace mucho tiempo, algunas personas escribieron algunos libros en nombre de Dios, libros que se contradicen ellos mismos, libros que en muchas ocasiones niegan y negaron la humanidad de las personas y que hoy en día son causantes de infinitas muertes. Libros escritos en nombre de Dios, sin su permiso, revisión y mucho menos aprobación.

Me siento impotente porque siento que mi contribución para hacer de este mundo, un mundo mejor para ti, solo pueda limitarse a escribir unas palabras en un blog. No puedo hacer otra cosa que tocar una a una las mentes y corazones que me rodean para que cuando se topen contigo te vean con otros ojos, con ojos de cariño y de valor. Carezco del poder político o económico para protegerte, pero si alguna vez lo tuviera, lo utilizaría para hacer de tu mundo un lugar donde nadie te ofenda, nadie te rechace por lo que el mismo Dios decidió que seas en la tierra.

No creo en el activismo en pro a los derechos homosexuales que se lleva hoy en día, porque nos ha marginado más, olvidando muchas veces lo mas importante: Tu. No obstante valoro su encomiable labor y sus logros, los cuales nos benefician a todos. Sin embargo, cada vez que te insultan y no estamos ahí para defenderte y consolarte, fallamos. Cada vez que te discriminan y no estamos allí para hacerte justicia, fallamos. Cada vez que te preguntas si eres normal y no estamos allí para ti para recordarte lo perfecto que eres, fallamos. Cada vez que a tus padres los asalta la angustia y las dudas y no estamos disiparlas, fallamos. Cada vez que te sientes solo y no estamos ahí para acompañarte, fallamos. Cada vez que cae una lágrima de tus ojos por causa de la intolerancia y la injusticia, fallamos.

Solo puedo pedirte disculpas por lo poco que hago. Si se me concediera un deseo me gustaría que fuera la certeza de que cada vez que estés triste, de que te hieran, de que sientas la soledad y las dudas acariciando tu espalda, recuerdes dos verdades absolutas: eres tan normal como cualquier otro ser humano y tienes la misma posibilidad de tener una vida tan feliz y plena como la decidas tener.

Te mando un inmenso abrazo.

Deja un comentario